jueves, 22 de marzo de 2012

Tu momento de gloria

Cuando lo único que necesitas es una mirada de complicidad, una sonrisa que te haga suspirar, un abrazo que te de seguridad, un apretón de mano que te proporcione esa confianza que ahora mismo es esencial, cuando los minutos parecen horas y las horas días, cuando lo único que te apetece es desaparecer y no volver, cuando el alma se cae a los pies, cuando se derrumba tu mundo, cuando el aire se lleva tu perfecto castillo de arena sin dejar rastro de él, cuando de la noche a la mañana toda tu felicidad se desploma, pendiendo de un hilo, cuando las lágrimas piden a gritos salir, cuando brota del alma ese sentimiento de soledad, cuando haces de tu habitación el mayor refugio nunca visto, cuando tus sentimientos se encierran en una caja fuerte y no tienes fuerzas de hablar, cuando detalles minúsculos pueden significar para ti algo enorme, cuando sólo los más fieles se quedan a tu lado, cuando te quedas sin nada y tocas fondo es cuando ves de lo que eres capaz. En situaciones tan extremas es cuando te llevas una sorpresa de ti mismo y descubres que tenías un verdadero guerrero camuflado en ti. Tu pecho se ensancha orgulloso y tu barbilla puede presumir de ir bien alta aunque por dentro se muera tu alma, aunque no sepas a qué aferrarte, por qué motivo luchar, pero lo haces, en esa situación es cuando empiezas a recobrar tu poder. Porque créeme, todos tenemos un ave Fénix dentro de nosotros. La gente te dará la espalda cuando estés en lo más bajo, pero no te preocupes, ten paciencia, que el ave Fénix siempre resurge de las cenizas. Tú poco a poco y en silencio, sin vacilar, irás reconstruyendo tu pequeño imperio, tu castillito duplicado o triplicado y cuando vuelvas incluso superándote al puesto que te corresponde, a lo más alto, a la cima comiéndote el mundo, entonces la gente que te dio la espalda volverá en busca de fama o simplemente por morbo, entonces esa será tu ocasión, cuando seas tan poderoso que podrás ignorarles desde lo más alto.
Cuando todo se derrumbe, cuando no te quede nada y tú vuelvas a la cima incluso superándote, cuando no dependas de nadie y seas extremadamente fuerte, disfrútalo y alégrate, porque ese, ese será tu momento de gloria. 

EME GE 

2 comentarios:

  1. tiaaaa que pasadonnn de blog!! te sigo pero ya eh jajajaja pasate por el mio, besos guapaa

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía tu blog y me ha encantado! Me quedo por aquí de follower! Te invito a que sigas el mio
    www.meryswardrobe.blogspot.com

    ResponderEliminar